La Tarjeta de Presentación y …

Foto tomada por Sebastián E. Social Lab. Santiago de Chile
Foto tomada por Sebastián E. Social Lab. Santiago de Chile

por Pedro Medina

No entiendo la mentalidad de mucha gente en cuanto a las tarjetas de presentación. Conoce uno a un extraño, vence la pena, los miedos y los paradigmas y logra conectar con la persona. Encuentra uno temas, ideas o intereses en común; encuentra uno posibles sinergias a futuro – oportunidades que uno puede desarrollar en conjunto o conocidos de uno que podrían utilizar los conocimientos, servicios o productos de esta persona. Se hace uno una nota mental o se compromete explícitamente a conectarse de nuevo con la persona para explorar esas sinergias y luego….nada ocurre!!!  Mucho tilín tilín y pocas paletas.  Que falla?  Con frecuencia, que solo uno de los dos tenía tarjeta de presentación.  El viejo “trámite japonés” de intercambio de tarjetas queda truncado. Por qué ocurre esto?

Por política de la empresa, me decía un ejecutivo en un aeropuerto recientemente, no tenemos tarjetas de presentación.  Un alcalde de un pueblo en Boyacá y un funcionario de una superintendencia pública me decían, no tenemos tarjeta de presentación porque es parte del recorte de costos. Un funcionario de una multinacional me dijo, es por seguridad. Un vendedor me explicó, se me acabaron las tarjetas. Un estudiante universitario me comentó, no se que poner en la tarjeta. 

Las políticas erróneas, la mentalidad de escasez, la desorganización y los miedos sin fundamentos nos están robando las grandes oportunidades que tenemos todos los días en Colombia de construir relaciones con extraños. Cada relación nueva que arma uno representa un potencial inmenso – un amigo nuevo, alguien a quien puedo ayudar, un mentor potencial, un posible cliente o proveedor, una fuente de información, un conector con otra gente o una persona que le salve a uno la vida o lo saque de un lío grande porque lo conoce.

La economía falsa de no tener tarjetas por ahorro de costos y las políticas obsoletas se traducen en que nos bloqueamos por falta de conocer a la persona que nos puede desbloquear (o porque la conocimos pero no tenemos sus datos). Por ahorrar $100 o $300, dejamos de ganar $1,000,000, $3,000,000 o $300,000,000.

El miedo viene de los recuerdos de retenes millonarios. Revisemos la historia reciente y veremos que Colombia ha cambiado.  Como Colombia cambió, también debemos cambiar nosotros estas prácticas. La posibilidad de ampliar las redes de relaciones nos permite construir capital social y potencializar nuestros recursos.  El viejo paradigma de no hable con extraños está cediendo ante un nuevo paradigma de un mundo globalizado donde cada conexión es invaluable.   Si me limito a las relaciones que ya tengo, me limito a las oportunidades que ya encontré.

Algunas mejores prácticas en cuanto a tarjetas son:

Tenga reserva de tarjetas en el cajón de la ropa interior.  Si se pone ropa interior, recordará tomar algunas.

Planee que invertirá más tarjetas de las que piensa.  Lleve abundancia.  Tenga inventario de seguridad.

Si contrata a alguien, apenas tome la decisión de contratarlo(a), mándele a hacer tarjetas así cuando la persona llegue al trabajo, ya es parte del grupo y puede arrancar a formar su red de relaciones.

Envié un mensaje a los contactos que hace.  Ese contacto lo puede convertir en una relación invirtiendo energía, tiempo e interés.

Si no tiene tarjeta, anote sus datos en un papel o servilleta.  Valore las relaciones y valórese usted.

Sus tarjetas son una herramienta de mercadeo – piense en formas novedosas de diferenciarse.

Si tiene hijos universitarios, regáleles tarjetas que tengan algún mensaje sugestivo como Futuro Emprendedor o Médico en Potencia.

Dejemos de lado el miedo y la pena de hablar con extraños. En nuestras manos está apoyar esta construcción conjunta de un nuevo país que busque una meta común. Las relaciones nuevas son fundamentales.  Todos estamos conectados y como decía un gran pensador: “cuando una mariposa mueve las alas, todo el universo se mueve.” Maria Poch, Coach de líderes y experta en comunicaciones dice: la construcción de una relación es  indispensable; los seres humanos somos relacionales; es nuestra esencia; si no tenemos relación, somos invisibles, te da importancia propia, te valida, te hace visible hacia los demás, te da sentido de pertenencia, te muestra que “no estoy yo solo; soy mas que uno”, te permite crear sinergias.  Construyamos sinergias en esta nueva Colombia!!!  Potencialicémonos y potencialicemos el país.  Y metamos tarjetas en el cajón de la ropa interior!!!

Pedro Medina es Presidente de Yo Creo en Colombia…Recibe y contesta con gusto comentarios e inquietudes.

pmedina@yocreoencolombia.com

pmedinaycc.wordpress.com/

Twitter: @yccpedro.   @YcColombia

Facebook: YoCreo EnColombia

4 comentarios en “La Tarjeta de Presentación y …

  1. Personalmente creo que las tarjetas físicas están mandadas a recoger. No es un tema ni siquiera de ahorro de costos, es de conveniencia. He tenido la oportunidad de participar en varios congresos a nivel mundial, y termino inundado de tarjetas de personas que al final del día ni recuerdo.

    Cual es tu linkedin? y se acabo el lío…al final nuestra tarjeta de presentación es nuestro perfil profesional en alguna red social, ej: linkedin. Nuestro celular es el canal de conexión que nos permite enlazarnos directamente con las personas que vamos conociendo, y ademas nos permite mantenernos en contacto de una manera eficiente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s